Historia

Comunidades Neocatecumenales 

Las comunidades neocatecumenales de nuestra parroquia siguen un proceso de redescubrimiento del Bautismo, como fuente de vida y de gracia. Sus reuniones son litúrgicas, una vez por semana tienen una celebración de la Palabra, la cual es proclamada y celebrada descubriendo la historia de la salvación y expresada en la vida de los hermanos, como Dios desde siempre tuvo un diseño de vida y felicidad para todo hombre y llegado el momento culminante todo ha sido recapitulado en Cristo, Palabra eterna del Padre. Al atardecer del sábado celebran la eucaristía dominical, la Eucaristía es el destino de todo hombre creado por Dios en el amor y para el amor, descubriendo y celebrando la comunión y la alegría del corazón.

Este trípode, palabra, eucaristía y comunidad, nos van llevando a descubrir la vida cristiana y a ser sostenidos en la misma, como garantía irrevocable del don de Dios, que ama a todo hombre en la dimensión que su Hijo mostró al mundo en su cruz.

Descubrir y vivir la Iglesia desde una pequeña comunidad es una forma privilegiada de contemplar la acción de Dios, vivir los misterios de su amor y descubrir a la Iglesia como a una madre, como María, que nos quiere y nos guarda en su regazo enseñándonos a conocer y querer a su Hijo como a nuestro hermano y, así, como hijos suyos.

Los diferentes papas, desde Pablo VI hasta el papa Francisco, han visto en esta experiencia un don del Espíritu Santo a su Iglesia, válido para los que están cerca y los que están lejos. 

Nos encontramos en el salón parroquial del segundo piso. Un cordial saludo, y que contemplemos, todos nosotros, enamorados, los misterios de la Navidad.

Nacho – Comunidades Neocatecumenales de la Parroquia.